Cada vez más empresas, en especial entre los creadores de contenido, están lanzando sus propios OTT. Es decir, servicios de streaming de video ofrecidos por suscripción, similares al servicio de Netflix, capaces de conectar a sus audiencias directamente con sus productos sin la necesidad de contar con un servicio de cable, o con algún otro ...