No fue hace mucho tiempo que el gobierno argentino llevó adelante la licitación del espectro radioeléctrico para que las operadoras locales comenzaran a desplegar sus redes y lograran, así, ponerse al día con el resto de la región en la que el proceso ya había comenzado varios años antes. Si bien, como ya contamos hace algunas semanas, inicialmente se ofrecieron frecuencias en la bandas de los 1700MHz y 2100MHz, y en la de los 700MHz, por el momento Personal, Movistar, Claro y, Arlink – un nuevo competidor de origen local que todavía no comenzó con sus operaciones – solamente recibieron autorización para utilizar sus frecuencias AWS (es decir, las dos primeras), y no aún para la restante, más eficiente por su alcance y su capacidad de ofrecer buen servicio dentro de lugares cerrados.

Esta noticia, sin embargo, no resultaba especialmente importante para los consumidores ya que, de acuerdo con el plan trazado por las operadoras en conjunto con el gobierno, pasarían al menos 18 meses para alcanzar la primera etapa del despliegue de las nuevas redes, llevando la tecnología 4G al Área Metropolitana de Buenos Aires, a las capitales provinciales, y a las principales ciudades del país. De esta forma, era esperable que pasaran entre seis y ocho meses para que los usuarios comenzaran a poder utilizar este servicio en zonas limitadas. Sin embargo, para sorpresa de todos, algunas operadoras se adelantaron.

La sorpresa del 4G en Buenos Aires, Córdoba y Rosario

Pocos días después de la adjudicación de frecuencias, Movistar Argentina y Personal, la operadora del grupo Telecom, sorprendieron a sus usuarios con el anuncio de que en los últimos días de diciembre de 2014 ya sería posible utilizar el servicio 4G en algunas zonas de la Ciudad de Buenos y sus alrededores, y en espacios limitados de las ciudades de Córdoba y Rosario, la segunda y tercera en población respectivamente en Argentina.

A través de un comunicado de prensa, y sin siquiera hacer publicidad al respecto, primero la operadora de Telefónica y luego Personal anunciaron que ya se encontraba activa la red LTE en algunos sectores, donde los usuarios que contaran con un teléfono compatible con la misma y, en el caso de Movistar, que cambiaran su tarjeta SIM por una más nueva, podrían utilizar el servicio.

La cobertura, en ambos casos, se encuentra, por ahora, limitada al Microcentro porteño, al corredor norte (es decir, al área abarcada por los barrios de Puerto Madero, Recoleta, Retiro, Palermo, Belgrano, Saavedra y Núñez) y a algunos focos en los barrios más poblados de Capital y el Conurbano bonaerense. Además, en el caso de Personal, la cobertura se extiende a algunas zonas céntricas de las ciudades de Córdoba y Rosario. En el plazo de dos años ambas empresas se comprometen a contar con una cobertura que alcance al 85% de los usuarios.

personal_cobertuta_AMBA_2

Claro, por su parte, todavía no informó cuando comenzará a operar esta tecnología, aunque en el largo plazo sus objetivos coinciden con el de sus rivales.

El lanzamiento de esta tecnología permitirá que lentamente las redes comiencen a descomprimirse, con lo que las operadoras podrán ofrecer un servicio de mejor calidad y mayor velocidad, por lo menos en zonas limitadas. Sin embargo, con el paso del tiempo, la cobertura crecerá gradualmente, así como también la cantidad de usuarios afectados por la misma, dando lugar a una mejora del servicio en todo el espectro. Es probablemente por este motivo, y por la necesidad de posicionarse como líderes tecnológicos en un mercado donde las tres principales compañías se dividen a la audiencia en porciones iguales, que las operadoras se apuraron en lanzar este servicio. Al mismo tiempo, tras años de ofrecer un servicio de menor calidad que sus contrapartes en otros países de la región, no es de extrañar que las empresas que operan en el mercado local hayan querido mostrar su preocupación por sus usuarios y por ponerse al día en un mercado que, con sus limitaciones, es uno de los más desarrollados en América Latina.

¿Quiénes pueden utilizar el 4G?

Uno de los grandes problemas a la hora de adoptar el 4G por parte de los usuarios no estará dado por la cobertura la cual, si bien todavía es limitada, se ampliará gradualmente durante los próximos meses. El principal obstáculo radica en los equipos los cuales, en la mayoría de los casos, no son compatibles con esta tecnología. Incluso equipos de alta gama, como el Samsung Galaxy S4 y el Galaxy S5 en las versiones ensambladas en el país no cuentan con antena 4G LTE, algo que no hubiese sido tan problemático si el despliegue de la red se hubiese hecho en los tiempos que se suponía que iba a tomar, pero que se vuelve más problemático a partir del lanzamiento, aunque sea en un radio limitado, de estos servicios.

Otros equipos compatibles, como el LG G3, o el Galaxy S5 Mini requieren de actualizaciones de software que todavía no se encuentran disponibles.

Hoy por hoy, quienes pueden disfrutar de estos servicios son los usuarios de los siguientes equipos:

  • Motorola Moto X
  • Sony Xperia Z1
  • Apple iPhone 5 (en adelante)
  • Nokia Lumia 635, 920, 925, y 1030
  • Otros teléfonos comprados en el exterior equipados con una antena AWS de 1700 o 2100 MHz, o capaces de operar en la banda LTE 7.

Dependiendo de la operadora, es posible que sea necesario acercarse a la oficina comercial y reemplazar la SIM card por una más nueva, compatible con el servicio. En todos los casos es necesario encontrarse dentro del área de cobertura, y activar la función en el teléfono. Para hacerlo Personal lanzó un instructivo muy sencillo, que funciona como guía independientemente de la operadora con la que uno cuente.

Una aplicación lanzada por Movistar permite determinar si es posible utilizar la red 4G con un equipo y plan, y conocer el área de cobertura de su red.

Una aplicación lanzada por Movistar permite determinar si es posible utilizar la red 4G con un equipo y plan, y conocer el área de cobertura de su red.

Por otro lado, un buen método para verificar si uno podrá utilizar este servicio, es ingresar en las páginas especializadas que Movistar y Personal lanzaron con motivo de la activación de sus redes 4G, o bajar las aplicaciones creadas por la primera de éstas, para verificar la compatibilidad del dispositivo, el área de cobertura, y si el plan contratado permite utilizar el servicio.

Probamos el 4G de Personal Argentina

El lanzamiento adelantado de los servicios 4G ciertamente fueron motivo de alegría y una buena oportunidad para probar si el servicio verdaderamente funciona, o si se trató de un anuncio motivado por el departamento de marketing más que por la realidad.  Es por eso que, utilizando un Moto X de primera generación, salimos a probar el 4G de Personal en la Ciudad de Buenos Aires. A pesar de no tener las mayores expectativas, la experiencia resulto sorprendentemente grata.

Para empezar, es necesario aclarar que comenzar a utilizar el servicio no resultó tan sencillo como configurar la red 4G como favorita en nuestro dispositivo. A pesar de que Personal indicó que no es necesario cambiar la tarjeta SIM, al contar con un chip de dos años de antigüedad fue necesario acercarnos a una sucursal y realizar el cambio por uno nuevo. Esta es una tarea que los usuarios que poseen su cuenta desde hace varios años deberán realizar. Una vez hecho esto, la red fue detectada de manera inmediata, y comenzó a funcionar en el celular.

La cobertura, por supuesto, no es total, y existen grandes zonas donde no se encuentra disponible. Sin embargo, quizás de manera deliberada, o quizás de casualidad, es rescatable que en áreas como la Avenida Cabildo entre Puente Saavedra y Juramento, o la Avenida Luis Maria Campos, en Belgrano, donde el servicio 3G resultaba inexistente, o se encontraba tan satutrado que era imposible utilizarlo, se colocaron antenas 4G, con lo que la antes imposible tarea de acceder a una conexión de datos móviles en esa zona se reemplazó por una muy agradable experiencia.

Sorprende también la extensión de la cobertura, la cual pudimos comprobar que se extiende hacia la zona norte, e incluye zonas de las localidades de Vicente López, Olivos, Martinez, Tigre, Benavídez, y Escobar, aunque por supuesto no en su totalidad. En la Capital Federal pudimos utilizar el servicio en Saavedra, Núñez, Belgrano, Palermo, Barrio Norte, Recoleta, Retiro, Almagro, Caballito, y en Villa Crespo. Aunque, nuevamente, es importante aclarar que existen zonas en esos barrios donde la conexión todavía no se encuentra disponible, se pierde, o tiene muy baja intensidad.

Tener 4G, sin embargo, no implica contar con la máxima velocidad de conexión disponible por esta tecnología, con lo que realizamos pruebas en distintos puntos, obteniendo resultados que oscilan entre los 5.71 Mbps de subida (una velocidad típica de una conexión HSDPA+, es decir 3G) hasta conexiones de 15,79 Mbps, aún lejanas al máximo potencial de esta tecnología, pero muy superiores a las alcanzadas por las red 3G de Personal y superiores, incluso, a las conexiones domiciliarias promedio ofrecidas a través del cable y el ADSL.

 

Diferencias de velocidad entre las redes 3G y 4G de Personal. Como puede observarse, la diferencia en la velocidad de bajada es baja. Fuente: Momo Buenos Aires.

Diferencias de velocidad entre las redes 3G y 4G de Personal. Como puede observarse, la diferencia en la velocidad de bajada es baja. Fuente: Momo Buenos Aires.

Un problema serio devenido del uso de la red 4G fue, sin embargo, la vida útil de la batería del teléfono. Al tratarse de una red nueva, todavía no desplegada en su totalidad, y con baches en su cobertura, y menor potencia en algunas de sus antenas, el teléfono realiza un mayor esfuerzo en la búsqueda de las redes y en mantenerse en contacto con las antenas disponibles, con lo que la descarga de la batería se produce al doble de la velocidad normal.

En resumen, el 4G de Personal funciona bien y, la mayoría de las veces, a una velocidad aceptable bastante superior a la de su red 3G, aunque no todavía a todo su potencial, y aunque resulta gratificante como experiencia de usuario cuando se encuentra al alcance, todavía se encuentra poco desarrollada como para aprovecharla en su totalidad, y puede resultar frustrante o generar problemas secundarios en la comunicación que seguramente en algún tiempo se irán solucionando. Por lo que resulta recomendable solamente para early adopters, o personas que se manejen solamente dentro del área de cobertura la mayoría del tiempo.

Es esperable que el despliegue de estas redes logre finalmente comenzar a terminar con los problemas en el servicio que ya son habituales en Argentina, y permitir de esta manera no solo una mejor comunicación, sino que un mejor desarrollo del mercado de las aplicaciones y de los negocios móviles que solo pueden alcanzar su verdadero potencial a partir de una infraestructura bien desarrollada.

 

About ThinkMóvil

ThinkMóvil es un programa de aceleración con foco en Startups móviles en el mercado latinoamericano. Además de ayudar a crear compañías sustentables trabajamos con nuestros partners en la creación de un ecosistema móvil a nivel regional.