Africa Subsahariana es una región peculiar. A excepción de Sudáfrica, los 49 países que la componen se encuentran entre los menos desarrollados del mundo en términos de infraestructura y acceso a servicios básicos. Al mismo tiempo, el 50% de sus alrededor de 800 millones de habitantes residen en áreas rurales y no poseen acceso a electricidad, agua corriente, ni a sistemas de saneamiento de ninguna clase. Por otra parte, las áreas urbanas sufren de constantes cortes de luz dada la inadecuada capacidad de generación eléctrica con la que cuenta la región, la cual representa apenas el 0,6% de la producción de este insumo a nivel mundial.

Sin embargo, gracias a una creciente inversión extranjera (proveniente fundamentalmente de China y Rusia), una población muy joven, el 40% de la cual tiene menos de 15 años, y un crecimiento demográfico interanual del 2,3% que se espera duplique el tamaño de la población hacia 2050, África subsahariana, cuenta con un enorme potencial.

Transformar este potencial en una realidad, sin embargo, no resulta fácil, y requiere de mucho trabajo, inversiones, y planificación, cuestiones que no siempre funcionan en la región. Sin embargo, existe un sector de que se ha convertido en uno de los principales motores de desarrollo, tanto como creador de empleos y riqueza, como por su capacidad para generar una infraestructura básica sobre la cual pueden desarrollarse otros negocios e industrias, y hasta mejorar los servicios del Estado. Se trata de la industria móvil.

La industria móvil en África subsahariana

De acuerdo con GSMA, comparada con otras regiones en el mundo, esta zona del continente africano se encuentra muy atrasada en términos de suscriptores a servicios móviles. A diferencia del Sudeste Asiático, o América Latina, donde la penetración de estos servicios superó la marca del 100% hacia varios años, en África subsahariana ésta alcanza apenas el 30,8% a nivel regional, y se encuentra bien por debajo del 20% en países como Etiopía, Burundi, Djibouti, Madagascar, Malawi y la República Democrática del Congo. Por el contrario, países como Mauritania, Gabón y Botsuana la penetración móvil sobrepasa el 70%, una cifra parecida a la de los mercados menos desarrollados en Centroamérica. Sin embargo, es notable que las líneas móviles han dejado atrás a las líneas terrestres las cuales alcanzan a menos del 5% de los hogares en toda la región, y que prácticamente resultan inexistentes en países como Nigeria, Kenia y Tanzania.

SUSCRIPTORES POR PAIS

A continuación enumeraremos algunas de las características propias de la industria móvil en esta región:

Baja cobertura

Con vastas áreas rurales privadas de servicios básicos, las redes móviles cuentan con un alcance limitado, aún cuando las operadoras locales y multinacionales que operan en la zona invirtieron con 44 mil millones de dólares en la última década. Es por esta limitación que se ha generado un clima de colaboración entre las compañías de la región, las cuales trabajan en conjunto compartiendo su infraestructura para ampliar su cobertura, y desarrollando nuevas soluciones en conjunto. Sin embargo, la enorme extensión de la región, y el caótico (y muchas veces inexistente) marco regulatorio implican que todavía queda un amplio camino por recorrer.

La cobertura móvil excede a la de otros servicios

Incluso con una infraestructura limitada, los servicios móviles alcanzan a casi el 80% de la población, una cifra considerablemente más alta que la de los servicios eléctricos, el agua potable, los servicios de cloacas, e incluso los servicios financieros como los bancos.

servicios basicos

El 95% de las suscripciones son prepagas

Así como sucede en otros mercados poco desarrollados, el 95% de las suscripciones son prepagas. En la mayoría de los casos, los usuarios cuentan con más de una tarjeta SIM, las cuales utilizan para especular con el precio del minuto, por lo que si bien la cantidad de líneas activas alcanzó los 473,3 millones en 2012, éstas se encontraban en manos de solamente 241,4 millones de usuarios únicos.

La industria móvil representa el 6% del PBI a nivel regional

La industria móvil contribuye directa e indirectamente con el 6% del PBI regional. Esto se debe no solamente a los 3,3 millones de trabajos que ya ha creado, sino a que se ha convertido en una plataforma sobre la que se montan otros sistemas, como los servicios financieros, e incluso programas gubernamentales.

África Subsahariana es la región con mayor crecimiento a nivel mundial

Esta región crece a una tasa anual del 8%, duplicando la media mundial del 4%, superando ampliamente a América Latina, Asia y a otros mercados emergentes.

El acceso a las tecnologías 3G y 4G es muy limitado

De acuerdo con el reporte para la región de GSMA, hacia el final de 2013 el 86% de todas las conexiones en África Subsahariana eran 2G, el 13,09% 3G y apenas el 0,1% $4G (en algunas regiones de Sudáfrica). Esto se relaciona no solamente con la atrasada infraestructura, sino que con los costos que implican tanto el despliegue de esta tecnología, como su utilización por parte de los usuarios.

Screen Shot 2014-10-05 at 3.07.07 AM

Pero incluso con todas estas limitaciones, y un acceso mínimo a servicios de valor agregado, la telefonía móvil se ha convertido en la plataforma gracias a la cual han crecido miles de servicios y soluciones a algunos de los grandes problemas que tiene la región.

Los servicios móviles de valor agregado han permitido el desarrollo de todo tipo de soluciones a problemas estructurales

Es gracias al acceso a la infraestructura móvil que miles de nuevas compañías y emprendedores han podido empezar a trabajar en soluciones innovadoras que están llevando progreso y desarrollo a grandes zonas del continente, y que podrán ponerle fin a décadas de pobreza y falta de acceso a recursos y conocimientos básicos, generando riqueza y millones de empleos en el proceso.

Éstas son apenas algunas de las puertas que la tecnología móvil está abriendo en África:

Salud

Concentrando el 56% de las mortalidad materna en el mundo (comparativamente América Latina, con una población del 75% de la de África Subsahariana concentra el 3% de este tipo de muertes), el 69% de los casos de SIDA, y el 99% de todos los casos de malaria, es innegable que existe un grave problema a nivel sanitario en la región. En ese contexto, es gracias a una serie de simples aplicaciones como MedicMobile y Ushandihi, las cuales se valen de tecnologías tan simples como el SMS y el MMS, que miles de trabajadores de la salud han podido crear simples sistemas de interconsulta, rastrear e identificar nuevos casos de distintas enfermedades, y asignar los recursos adecuados para tratar y combatir nuevos focos, y llegar antes a tratar las emergencias. De esta forma, simplemente gracias al buen uso de una herramienta de comunicación, cada año se salvan decenas de miles de vidas, y se previene el contagio de distintas enfermedades.

Educación

Aunque cada año se realizan enormes esfuerzos para aumentar la cantidad de anotados en las escuelas, la cantidad de niños que no cuentan con una educación formal en África Subsahariana es 2,5 veces mayor que en cualquier otra parte del mundo. El acceso a la tecnología móvil, sin embargo, puede empezar a remediar este problema. Hoy, los dispositivos móviles son utilizados para entrenar a las maestras en distintos países; en Tanzania, funcionan como complemento llevando material de consulta a las clases; y en Sudáfrica, el mercado más desarrollado en la región, algunas aplicaciones como MoMaths se lanzaron con el objetivo de enseñarle matemática a miles de niños, con buenos resultados.

Los teléfonos inteligentes podrán, por su parte, convertirse en una plataforma de acceso a la educación superior para millones de personas en la región las cuales viven en áreas remotas, y no poseen acceso a suficiente electricidad para cargar una computadora. Sin embargo, para que una iniciativa a nivel regional funcione, hace falta un enorme nivel de coordinación con los gobiernos. Mientras tanto, incluso si no llegara a reemplazar a los sistemas educativos, el móvil seguirá convirtiéndose en el medio de acceso al conocimiento por excelencia para millones de personas.

Pagos móviles

Acaso una de las peores carencias de África Subsahariana es su falta de acceso a sistemas financieros. Más de 500 millones de personas en la región no cuentan con servicios bancarios a su disposición, en parte por la pobre infraestructura y el bajo desarrollo, y en parte gracias a que la dispersión de la población a lo largo y a lo ancho de grandes extensiones hace imposible montar una red de sucursales bancarias de manera eficiente. Es por esta razón que el dinero móvil (Mobile money), es decir, la posibilidad de pagar por distintos productos y servicios a través del teléfono móvil simplemente enviando un SMS, goza de una enorme popularidad en la región. De hecho, el 70% de todas las transacción con moneda móvil en el mundo se realizan en este continente, donde más de 53 millones de personas se han suscripto al servicio.

Uno de los principales proveedores de este servicio es M-Pesa, operada por Vodafone, Vodacom y Safaricom en Kenia y Tanzania. Éste les permite a las personas pagar una gran variedad de productos, realizar depósitos, transferencias, extracciones de efectivo, pagar servicios, y hasta cargar saldo en sus celulares a través de un mensaje de texto, lo que significa que cualquiera con un teléfono básico es capaz de utilizarlo.

Estos servicios han cambiado por completo el panorama de los servicios financieros en la región, permitiendo el desarrollo y crecimiento de nuevos negocios e industrias que antes resultaban impensables.

Agricultura

Con casi el 70% de la población viviendo en zonas rurales y dedicando sus vidas a la agricultura, la industria móvil ciertamente esta haciendo mucho por África. Algunos programas como M-Kilimo, en Kenia, le han permitido a los granjeros entrar en contacto con expertos en la materia, quienes los entrenan a distancia, y proveen soluciones y sugerencias ante desastres naturales como sequías e inundaciones, y grandes caudales de conocimiento que permiten optimizar los cultivos. Al mismo tiempo, el móvil puede mejorar la logística, ayudando a los productores a descubrir la demanda para sus productos y colocarlos en los lugares indicados.

 

Mientras que la infraestructura en nuestra región se encuentra mucho más extendida que en África Subsahariana, aquella región debería ser una inspiración para nuestros países y sus emprendedores, ya que con servicios muy básicos y montones de limitaciones han sido capaces de resolver problemas muy reales, estimulando el nacimiento de nuevas ideas, y creando nuevas compañías.

De la misma manera, la industria móvil resulta una gran creadora de oportunidades en América Latina. Y depende de nosotros hacerlas realidad.

 

Foto: Unamid

About ThinkMóvil

ThinkMóvil es un programa de aceleración con foco en Startups móviles en el mercado latinoamericano. Además de ayudar a crear compañías sustentables trabajamos con nuestros partners en la creación de un ecosistema móvil a nivel regional.