En 2014 la noticia de que Nokia dejaría de existir y se transformaría en Microsoft Mobile revolucionó la industria. Es que la adquisición de la división móvil empresa finlandesa, y especialmente el cambio de marca, significó el fin de una era de innovación y liderazgo por parte de uno de los actores más reconocibles en este mercado. A apenas un mes de comenzado, 2015 comienza a mostrarse como un año tan revolucionario como el anterior, en el que algunos de los jugadores más tradicionales quizás acompañen a Nokia en el panteón de los caídos y, otros nuevos contendientes, asciendan al podio de los nuevos líderes en una de las industrias más dinámicas del presente.

A continuación, discutiremos el año de tres empresas cuyo futuro se decidirá durante los próximos once meses:

¿El fin de BlackBerry?

blackberry

Uno de los grandes cambios que pueden llegar a ocurrir durante 2015 marcaría el fin de otro titán que supo marcar el camino, por lo menos en el segmento de los móviles orientados al mundo de los negocios. BlackBerry, la compañía que supo revolucionar el teléfono inteligente antes que Apple, y que logró posicionarse como el favorito de los departamentos de IT de todas las empresas y gobiernos alrededor del mundo, se encuentra muy cerca – de acuerdo con el matutino canadiense Finantial Post – de cerrar un acuerdo con la surcoreana Samsung por la que ésta se quedaría con el total, o con gran parte de las acciones de la compañía.

Si bien esta no es la primera vez que se augura el fin de BlackBerry, fuentes internas de la empresa le aseguraron a la publicación que las negociaciones están muy avanzadas y que esta vez la cosa va en serio.

No está claro si Samsung absorberá a la compañía y disolverá la marca para transformarla en una nueva línea bajo el paraguas de su propia marca; si simplemente eliminará la división de dispositivos y se concentrará en el software para ampliar su propia oferta al mundo corporativo, o si permitirá que BlackBerry siga existiendo como un ente individual, al que le inyectará recursos y dinero para ayudarla a recuperar el liderazgo tanto comercial, como en materia de innovación, en el segmento en el que se destaca.

De cualquier forma, esta adquisición puede resultar positiva para la empresa surcoreana, la cual vio desplomarse sus ganancias operativas en el último trimestre de 2014, las cuales fueron de $3,9 mil millones de dólares, un excelente resultado para cualquiera, pero no muy prometedor si se tiene en cuenta que un año antes el resultado había sido más del doble, y se había situado en unos $9,6 mil millones. La caída se debió, principalmente, a la baja en las ventas de sus Smartphones de alta gama. La compañía, por su parte, responsabilizó al incremento en la competencia y a la consecuente alza en los costos de marketing por el declive.

En el caso de Blackberry, la adquisición puede ayudar a la compañía a recuperar su liderazgo, si es que sobrevive a la posibilidad de dejar de existir como marca. Sin embargo, si esta no llegara a concretarse, el escenario no sería terrible pues, a partir de la gestión de John Chen, su nuevo CEO se espera que la venta de equipos se estabilice y la facturación producida por la venta y licencia de software aumente de los $235 millones de dólares que representó en 2014, a unos $636 millones en 2017.

 

¿Sony Mobile a la venta?

15247136522_f212add0d3_k

La relación de Sony con el mercado de los dispositivos móviles siempre fue peculiar. Hasta 2001, cuando fusionó su división móvil con Ericsson, su participación en este mercado alcanzaba menos del 1%. Su asociación con la compañía sueca – cuyo 50% en el joint venture adquirió en 2012 – ayudó a la japonesa a crecer y a consolidarse como uno de los grandes fabricantes. Sin embargo, a pesar de su fuerte espíritu innovador y su atención por la calidad, la empresa no logró aún alcanzar un market share significativo que logre rivalizar cabeza a cabeza con algunos de sus competidores como Apple, Samsung, Microsoft e, incluso, HTC.

Si bien la decisión de sacrificar cuota de mercado por calidad fue deliberada, Sony – que estuvo lanzando un flagship cada seis meses – ha comenzado a revaluar su estrategia y, así como hizo con su división de computadoras portátiles Vaio hace algunos meses, estaría abierta a la posibilidad de desprenderse su negocio móvil para seguir concentrándose en las unidades que mejor rendimiento ofrecen.

Si bien, como mencionábamos, Sony no es un líder en materia de ventas, durante el último año ha sido, sin lugar a dudas, uno de los mayores innovadores en el terreno de la telefonía celular, llevando no solamente adelantos tecnológicos como nuevas pantallas, cámaras más potentes, y una nueva interfaz más parecida al sabor original de Android a sus nuevos equipos, sino que ha logrado algunos de los diseños más elegantes y duraderos de la industria.

Aunque todavía no hay comprador, medios como Forbes ya especulan con la posibilidad de que una compañía de la talla de Facebook, Dell, o incluso Amazon, que no ha logrado mostrar resultados positivos con su Fire Phone, se conviertan en compradoras. Sin embargo, no hay noticias de que exista alguna conversación con esas compañías, ni certezas de que Sony finalmente decida abdicar en su negocio móvil. De cualquier forma, 2015 será un año decisivo para definir la continuidad de los japoneses en este negocio.

 

Xiaomi podría convertirse en el tercer fabricante a nivel mundial

Xiaomi_Mi_Note_Pro

Un último cambio de importancia en la industria llega desde China, donde Xioami, uno de los principales fabricantes del país comunista, está cerca de convertirse en el tercer fabricante de smartphones a nivel mundial, posición que disputa con la surcoreana LG y con su compatriota Lenovo, y que la posicionaría detrás de Samsung y Apple en el podio.

La última semana Lei Jun, fundador y CEO de la compañía (y muchas veces catalogado por la prensa asiática como el Steve Jobs chino), presentó el Mi Note, su más reciente teléfono inteligente, el cual se agotó en apenas tres minutos. Con una pantalla de 5,7 pulgadas, y corriendo Android Kit Kat (aunque en una versión modificada que no incluye el buscador ni las aplicaciones de Google – algo esperable teniendo en cuenta que los servicios de la compañía no funcionan en China –), este dispositivo compite directamente con el iPhone 6 plus en el mercado chino, en el que se ofrece a $357 dólares, una fracción de su contraparte estadounidense.

Pero lo que hace a Xiaomi un nombre para tener en cuenta es que, por primera vez desde que fue fundada en 2011, la compañía empieza a expandirse por fuera de China, llegando con sus productos nada menos que al mercado Indio, uno de los más prometedores en el largo plazo, y el primero totalmente abierto en el que opera. Es concebible que, en los próximos años, la empresa se expanda aún más llegando a América Latina, Europa, e incluso los Estados Unidos con sus dispositivos de gran calidad y menor precio. Sin embargo, para lograr posicionarse verdaderamente en esos mercados, deberá enfrentar el desafío de dejar de ser un seguidor de los grandes fabricantes para empezar a demostrar que es capaz de innovar por si misma y de desarrollar nuevas tecnologías y diseños distintivos que la diferencien de sus competidores, algo que a las empresas chinas todavía no les resulta del todo sencillo.

 

El 2015, sin lugar a dudas, será un año interesante para la industria móvil en todas sus facetas, pero resultará decisivo para muchos fabricantes.

 

Foto: Sony Mobile 

About ThinkMóvil

ThinkMóvil es un programa de aceleración con foco en Startups móviles en el mercado latinoamericano. Además de ayudar a crear compañías sustentables trabajamos con nuestros partners en la creación de un ecosistema móvil a nivel regional.