Con una interfaz visual mejorada y consistente con un nuevo lenguaje de diseño adoptado por Google – llamado Material Design -, y varios cambios que prometían generar una nueva nueva experiencia, Android 5.0 (o Lollipop) se convirtió en uno de los lanzamientos más esperados tanto para profesionales de la industria como para entusiastas del sector móvil. Aunque comenzó a distribuirse a fines de noviembre de 2014 en nuevos equipos, este sistema operativo comenzó a llegar a muchos dispositivos durante el primer y segundo trimestre de 2015. Y para muchos usuarios fue una gran decepción.

¿Qué cambió en Android Lollipop?

Como hemos mencionado el cambio más significativo en este sistema operativo tiene que ver con el diseño. Con una imagen renovada, Android Lollipop incorpora una nueva paleta de colores, cambios en la forma en la que se muestran las notificaciones, y una nueva experiencia en el uso de distintas aplicaciones en simultáneo. Al mismo tiempo, el sistema operativo incorpora una mayor integración con el navegador Chrome, cuyas pestañas han pasado a formar parte del menú de aplicaciones abiertas, y otros cambios que lo separan, como nunca antes, de las versiones anteriores.

diseno

1. El nuevo Android incorpora un nuevo diseño y una paleta de colores más consistente a través de distintas aplicaciones y menús.

UNO

2. Una nueva pantalla de bloqueo que muestra las notificaciones de manera diferente.

cuatro

3. Un nuevo modo de mostrar las aplicaciones que se encuentran corriendo en simultáneo.  En el mismo menú incorpora las pestañas abiertas en el navegador Chrome.

dos

4. Un nuevo modo de mostrar las notificaciones y el menú de opciones.

cinco

5. Los cambios en el diseño llegaron a aplicaciones tan sencillas como la calculadora.

tres

6. Un nuevo Easter Egg que homenajea al ya mítico e inganable Flappy Bird, ideal para salas de espera.

Semejante innovación, acompañada por críticas y quejas por parte de los usuarios que, como veremos más abajo,  derivan principalmente de una performance que se aleja de la que ofrecían las versiones anteriores, no hace sino recordar lo sucedido en 2007 con Windows Vista, un sistema operativo para computadoras que llegó a reemplazar al enormemente popular y funcional Windows XP, tarea en la que falló titánicamente a partir primero de una serie de fallas y problemas que su antecesor no tenía, y luego – una vez que éstas fueron corregidas – por no poder salir nunca del imaginario popular como un software fallido.

 

Los problemas más reportados por los usuarios

Más allá de los cambios estéticos y de usabilidad, los cuales lógicamente generan una cierta resistencia en un gran porcentaje de usuarios acostumbrados a las iteraciones anteriores del sistema operativo, Android Lollipop generó una andanada de críticas por contar con una serie de problemas que van más allá y que hacen al funcionamiento mismo de los dispositivos.

Consumo de batería

El consumo de batería es, posiblemente, el problema más visible de Lollipop, al menos para algunos usuarios. A pesar de que durante su lanzamiento se hizo hincapié en la inclusión de Project Volta, una nueva forma de pensar el consumo de batería que optimizaría el uso de los recursos y, por consiguiente, prolongaría la carga de la batería en todo tipo de dispositivos, en la práctica esta versión de Android ha tenido resultados diferentes.

Una de las mayores críticas que se le hacen a este sistema operativo tienen que ver con el rápido consumo de energía. Este problema, si bien no es observable en teléfonos que lo traen incorporado de fábrica (donde, presumiblmente, se optimizó el equipo para maximizar sus funciones) resulta claro para aquellos usuarios que actualizaron sus equipos de una versión anterior como Kit Kat 4.4.4, sobre todo desde dispositivos como el Nexus 5, el LG G3, y distintos dispositivos Motorola.

Según distintas pruebas realizadas por GSM Arena, en algunos casos, como el del Galaxy S5 se ve una mejora en el rendimiento de la batería, sobre todo en lo que tiene que ver con navegación web, pero para otros se ve una pérdida significativa.

Screen Shot 2015-08-05 at 19.03.42

La vuelta del Android Lag

Si algo caracterizaba al sistema operativo de Google durante sus primeros años de vida era el así llamado “lag“. Esta caída en la performance de los equipos, ocurrida luego de algunos meses de uso, alteraba notablemente la experiencia de usuario, relentizando las transiciones entre pantallas, tomando más tiempo para iniciar aplicaciones, y ocasionando pequeñas demoras entre el momento en el que se presionaba una tecla en la pantalla y la respuesta del teléfono. De esta manera, tipear en una aplicación de mensajería, o hacer un llamado telefónico, podía volverse una experiencia frustrante. Otra característica clásica del lag tenía que ver con la realización de llamados indeseados, producidos cuando el usuario debía tocar varias veces la pantalla para cortar, pero el teléfono interpretaba que estaba accesando la agenda, y marcaba otro número.

Aunque parecía resuelto hace ya algunos años producto de mejoras notables en el sistema operativo, y en la capacidad de procesamiento de los nuevos equipos, el lag – que afectaba principalmente a teléfonos de media y baja gama – había dejado de ser un problema. Sin embargo, desde la actualización a Lollipop, este fenómeno volvió, y afecta a equipos sofisticados y de gran capacidad como el Samsung Galaxy S5, el Motorola Moto X (primera generación), el HTC One M8, y hasta equipos de alta gama vigentes como el Samsung Galaxy Note 4.

Esto se debe a un problema con la forma en la que esta nueva versión del sistema operativo maneja la memoria de los dispositivos, la cual nunca libera una vez terminada de usar. De esta manera no quedan recursos disponibles para la utilización de nuevas aplicaciones, o para correr correctamente aquellas que operan en segundo plano.

Si bien se lanzaron distintos parches, orientados principalmente a desarrolladores, este problema todavía no fue solucionado para los usuarios finales, sobre todo aquellos que no cuentan con la última versión de Lollipop y que dependen de sus OEM y operadoras para recibir una actualización.

Tiempos de reinicio

Este problema se encuentra directamente asociado al anterior, y tiene que ver con la impredictibilidad del sistema operativo a la hora de reiniciarse. Ya sea que suceda de manera voluntaria – como forma de borrar el cache y evitar los problemas con el lag luego de un período extendido de uso – o de manera involuntaria producto de un error, reinciar el teléfono, sobre todo las primeras veces luego de la actualización, puede demorar hasta 45 minutos. Y es que Lollipop se dedica a optimizar las aplicaciones instaladas en el dispositivo.

Además de insumir tiempo, algo de lo que a veces el usuario no dispone, este proceso consume una gran cantidad de recursos, y en especial batería. De esta manera, el reinicio, con el posterior trabajo sobre las aplicaciones, puede llegar a consumir hasta un 10% de la batería en un Moto X 2013, un teléfono conocido por su gran autonomía en este sentido.

Conectividad más débil

Una de las principales quejas de los usuarios, sobre todo en foros como XDA tiene que ver con una mayor debilidad de la señal, ya sea que se trate de redes 3G o 4G. Esto impacta, por un lado, en la velocidad de bajada y subida de los datos al equipo, y por otro en la duración de la batería, ya que una señal más débil implica un mayor esfuerzo por parte del dispisitivo.

 

Captura de pantalla de CNET.com

Captura de pantalla de CNET.com

Es por todos estos problemas, por la enorme cantidad de comentarios negativos por parte de los usuarios en distintos foros y redes sociales en Internet – basta con observar la página de reseñas de los usuarios en CNET, uno de los principales sitios de tecnología en el mercado de habla inglesa, para observar el nivel de escepticismo que despierta esta versión del sistema operativo – nos recuerdan a la experiencia de Windows Vista. Y si bien Microsoft finalmente logró arreglar ese sistema operativo, y convertirlo en una plataforma muy sólida y confiable, nunca fue capaz de reparar el daño en la percepción de los usuarios, quienes sólo se vieron satisfechos con el lanzamiento de Windows 7, una nueva versión que, en sus mentes, era totalmente diferente. Cabe preguntarse si los parches y arreglos que Google está lanzando para Android Lollipop lograrán revertir la mala imagen que en muchos círculos la plataforma ha cosechado. Lamentablemente para la compañía, en gran parte esto dependerá de los fabricantes y las operadoras, las cuáles deberán actuar rápidamente para corregir los problemas en sus propias versiones del software, y distribuirla a sus usuarios. Un problema que Google acumula desde hace años, y que hace que, incluso tras haber alcanzado mayor homogeneidad, la fragmentación entre las versiones que utilizan sus usuarios siga siendo un problema.

¿Probaste Lollipop? Si es así, contanos tu experiencia.

 

Foto: TechStage (Flickr)

About ThinkMóvil

ThinkMóvil es un programa de aceleración con foco en Startups móviles en el mercado latinoamericano. Además de ayudar a crear compañías sustentables trabajamos con nuestros partners en la creación de un ecosistema móvil a nivel regional.