El pasado 16 de octubre, Tim Cook, CEO de la compañía fundada por Steve Jobs, auspició el último Keynote de Apple, en el cual fueron anunciados principalmente el iPad Air 2, el iPad Mini 3 y la nueva iMac 5k. Todo ello mientras presentaron entre aplausos y en números, el éxito de los Iphone 6 y 6 plus, como así también del iOS 8. Pero al parecer, tanto Cook como otros speakers olvidaron anunciar lo que para muchos resultó el último y más novedoso invento de la compañía de Cupertino: la Apple SIM (ya integrada en sus nuevos iPads).

Qué es y cómo funciona

La Apple Sim es una SIM card vírgen, universal, genérica… o al menos eso pretende ser en un futuro cercano. Idealmente, esta tarjeta permite al usuario cambiar a voluntad de proveedor de datos móviles para el uso en su tablet, dando incluso la libertad de elegir el plan que mejor le resulte en cada caso. En la práctica sería algo así como adquirir un iPad con conectividad de datos libre en un Apple store y en el mismísimo instante en el que lo enciende por primera vez, elegir desde la pantalla la operadora y el plan preferido, evitando dirigirse hacia las sucursales de las operadoras y realizar personalmente el trámite. Otra característica que se destaca es la de evitar el costoso roaming al viajar, ya que sería posible elegir una compañía telefónica local con un plan de corta duración al arribar al destino extranjero simplemente haciendo un par de taps.

Una implementación no tan elegante

Actualmente la empresa de la manzana ha firmado convenios con AT&T, Sprint y T-Mobile, es decir, la segunda, tercera y cuarta compañía en términos de usuarios en los Estados Unidos, entre las cuales acumulan más de 221,4 millones de clientes; y con EE (Everything Everywhere), líder en el Reino Unido. De las 4 operadoras a nivel nacional que existen actualmente en el gigante del norte, Verizon, la líder, fue la única en rechazar ser parte de la nueva idea. Pero en EE.UU., a decir verdad, existen más de 180 operadoras móviles, lo cual teniendo en consideración (y sumando el hecho de que existen apenas otros 192 países más allá de Estados Unidos y el Reino Unido), podríamos tímidamente aseverar que el sueño de una tarjeta universal ha sido temporalmente frustrado. Y eso no es todo, de las 3 compañías estadounidenses mencionadas, AT&T ha hecho de las suyas: resulta que quien active el servicio de esta empresa con la Apple SIM, bloqueará la misma impidiéndole elegir otras redes, dejando como única opción el slot estándar de los iPads, y la necesidad de contar con una tarjeta SIM física de otra operadora, y allí se pierde el control del usuario…

El caso de Europeo

Si Apple pretende cobrar estos servicios a través de su Appstore, se encontrará con algunas trabas dentro de la comunidad europea. Según la legislación comunitaria, los creadores del novedoso SIM sólo podrán comercializarlas si actúan exclusivamente como intermediarios, sin recibir comisión alguna ni facturar por dicho servicio. Caso contrario, Apple deberá solicitar licencia como operador ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia y arribar a distintos acuerdos con los operadores locales, con lo que si los planes de la compañía incluian convertirse en una especie de agente oficial gigante para muchas telefónicas, más allá de facilitar la elección para el usuario, sus planes en el viejo continente se verán, sin duda, frustrados.

Aplicación en smartphones

Pareciera ser que el motivo que impulsa a las cuatro operadoras móviles referidas anteriormente a ser parte de este concepto, es el bajo nivel de ventas de planes para tablets que poseen, por lo cual, si esto pudiera ayudar para reactivar aunque sea un poco un sector resignado del mercado, bienvenido sea. Pero ello no se repite en el mercado telefónico. La venta de planes telefónicos marcha de maravillas.Esto se debe a que, así como en distintas partes del mundo (incluyendo a América Latina) resulta por demás habitual la compra de un teléfono de alta gama mediante la adquisición de un plan Premium a través de una compañía telefónica, siendo escasas las veces en las cuales se compra un smartphone liberado oficialmente. Esto sucede ya que la misma operadora subvenciona gran parte del costo del producto a cambio de un compromiso a largo plazo del usuario con la empresa.

Esto, así como otros factores tecnológicos y legales, hacen que las barreras que impiden la migración entre compañías sean altas, un factor que, sobre todo a las líderes, les resulta conveniente, por lo que sólo empresas como T-mobile – las cuales buscan capturar parte del mercado de sus competidores – cuentan con incentivos para sumarse a un potencial Apple SIM que facilite el cambio.

Así que, finalmente, aunque sean varios los entusiastas y optimistas acerca de que el nuevo Apple SIM constituye el futuro de la telefonía, resultaría poco probable que los gigantes telefónicos, cuya facturación depende de mantener bajo el nivel de churn, cedan el poder que han conseguido sostener sobre el usuario, por más novedosa que fuera la otra opción, levantando la sospecha de los malpensados de que, quizás, ese lapsus ocurrido el 16 de octubre, más que un olvido, haya sido simplemente cautela.

About ThinkMóvil

ThinkMóvil es un programa de aceleración con foco en Startups móviles en el mercado latinoamericano. Además de ayudar a crear compañías sustentables trabajamos con nuestros partners en la creación de un ecosistema móvil a nivel regional.