Nadie puede negar el rol que las aplicaciones han tenido en el enorme desarrollo de innovaciones en innumerables campos tales como la salud, el turismo, la comunicación, el entretenimiento, y hasta la gastronomía, y en el nacimiento de distintos modelos de negocio que han potenciado al móvil como la principal plataforma sobre la que se desenvuelven cada vez más startups en todo el mundo. A pesar de su gran versatilidad, y de su capacidad para aprovechar al máximo toda la tecnología contenida en los teléfonos móviles, las aplicaciones nativas no siempre son la opción elegida a la hora de desarrollar nuevos productos. De esta forma, un número significativo de emprendedores se vuelcan por aplicaciones web y, aunque parezca pasado de moda, un pequeño nicho elige una tecnología cuyo cuarto de hora ya parecía haber pasado. Por lo menos en los mercados desarrollados. Se trata del SMS.

Hoy conoceremos a tres nuevas aplicaciones, desarrolladas para el mercado occidental, en el que ni la penetración del 70% que han alcanzado los teléfonos inteligentes, ni el enorme despliegue de las redes 3G y 4G han impedido que sus desarrolladores consideraran al SMS como la plataforma ideal para construir sus negocios.

Esto demuestra que, lejos de esta muerta, esta tecnología todavía está muy vigente, y no solamente por su potencial para resolver problemas en los mercados en vías de desarrollo. En este sentido, en más de una oportunidad hemos destacado el gran uso que se le está dando a esta tecnología en países como Kenia y Nigeria, donde soluciones como la plataforma de pagos M-Pesa – la cual permite enviar y recibir pagos simplemente enviando un mensaje de texto con cualquier tipo de celular – han convertido al primero de estos países en el territorio donde los pagos móviles más han proliferado en el mundo, y al segundo en un caso modelo de como el SMS permite que cada vez más granjeros y agricultores pobres mejoren sus técnicas de cultivo, y vendan sus cosecha, conectándolos tanto con expertos, como con meteorólogos y hasta con el mercado de granos, de manera inmediata, salteando las dificultades planteadas por la pobre infraestructura.

Sin embargo, hoy veremos que no hace falta desplazarnos al África Subsahariana para encontrar ejemplos de cómo esta tecnología puede permitirnos desarrollar grandes e innovadores negocios móviles.

Cloe

Esta aplicación es un asistente personal que, a diferencia de Siri, Google Now, o Cortana, no funciona con la voz, ni con una interface sofisticada. Tampoco permite manejar funciones del teléfono, como enviar mensajes, o crear citas en el calendario. Para ser completamente honestos, ni siquiera es una aplicación. Cloe es, en realidad, un número de teléfono. Pero a partir de este número, sus desarrolladores han podido construir uno de los mejores servicios de recomendación que existen en los Estados Unidos. Para poder utilizarlo, sus usuarios simplemente deben enviar una consulta contenida en un SMS a ese número, y Cloe casi seguramente será capaz de ayudar.

De esta forma, es posible preguntarle donde hay una pizzería cerca nuestro. A diferencia de Google Now, que nos mostraría un listado y un mapa con las pizzerías más cercanas, Cloe se enfocará en un sólo local, pero nos dará todo tipo de información, incluyendo la dirección, el teléfono, y quizás hasta la especialidad de la casa. Cloe funciona de manera instantánea, y le pone ese toque humano del que otras aplicaciones carecen. Incluso cuando sus voces son cada vez menos robóticas.

Magic

Imagen: Magic

Imagen: Magic

Así como Cloe, Magic es un asistente personal. Sin embargo, lejos de ayudarnos a encontrar lo que necesitamos, o a darnos información para una situación en particular, este servicio está concebido para resolvernos la vida y satisfacer todas nuestras necesidades básicas sin que debamos movernos del lugar en el que estamos. E incluso sin tener que pensar demasiado. Y todo esto a través de un simple mensaje de texto.

Utilizar esta aplicación es muy fácil. Todo lo que debemos hacer es enviar un SMS indicando lo que necesitamos. Por ejemplo, si tenemos hambre, podemos indicarle que nos pida una pizza grande de provolone y una Coca Life, y el sistema se encargará de todo. Y aunque esto pueda parecer ciencia ficción – después de todo, en el mundo real es inconcebible que alguien pida una Coca Life –  esta “App” funciona de esta manera y resolverá nuestro pedido, sin importar cuan descabellado suene. De hecho, dado que ya habremos cargado nuestra dirección y los datos de pago en un sitio web antes de utilizarla por primera vez, el sistema simplemente buscará una pizzería cerca de nuestro domicilio, hará la orden, y nos avisará a través de un mensaje que ya todo está resuelto.

Pero Magic puede hacer mucho más que resolver nuestras necesidades gastronómicas. Podemos ir mucho más allá y pedir algo tan complicado como que nos reserve un vuelo a otra ciudad, y el sistema buscará el mejor precio y horario, nos preguntará si nos resulta conveniente, lo reservará para nosotros, y nos enviará el ticket al mail. O podemos pasarle una lista de supermercado, y pedirle que nos envíe los productos a un determinado lugar, a una cierta hora. Y lo hará. Así de sofisticado es.

En febrero de este año, la revista Wired trató de llevar al sistema al límite, y gastó $500 dólares en pedidos de distinta índole para ver hasta donde era capaz de llegar. Por más que lo intentó, el cronista no pudo ganarle a la aplicación, y esta le consiguió todo lo que pidió, superando cualquier expectativa.

Por el momento Bill Gates y Stephen Hawking pueden respirar tranquilos, ya que el secreto detrás de esta aplicación no es una superinteligencia artificial capaz de competir con Skynet, sino que se trata de un equipo de ejecutivos que, trabajando en conjunto con bots que responden a las consultas más sencillas, ofrecen soluciones a los usuarios de manera rápida y eficiente. Por un pequeño costo transaccional.

Digit

La última aplicación que veremos hoy es un poco más sofisticada que las anteriores, y es que a pesar de utilizar el SMS para interactuar con nosotros, se trata de un sistema complejo conectado con nuestra cuenta de banco. Digit es, en cierta forma, un asistente que debemos conectar a nuestra caja de ahorro o cuenta corriente a través de nuestro home banking. Mediante vamos gastando dinero con nuestra tarjeta de débito y crédito, y pagando nuestras cuentas, el sistema aprende de nuestros hábitos de consumo. Esto le permite detectar oportunidades para ahorrar dinero.

De esta forma, sin que nos demos cuenta, Digit irá retirando plata de nuestra cuenta en pequeñas proporciones, y depositándola en una nueva cuenta alternativa, en la que la acumulará, permitiéndonos ahorrar sin que lo notemos. Como esta aplicación conoce nuestros hábitos y nuestros gastos, estos retiros de dinero no impartirán en nuestros consumos y no nos dejarán sin lo que necesitamos para comprar los productos que solemos adquirir, o para pagar las cuentas de todos los meses. Al mismo tiempo, nos enviará un balance de cuando llevamos ahorrado por SMS de manera regular. Para retirar el dinero de esta cuenta de ahorro, simplemente debemos enviar un mensaje de texto, y esta se transferirá a nuestra cuenta en menos de 24 horas.

De más está decir que estos tres servicios funcionan solamente en los Estados Unidos. Pero son la viva demostración de que el SMS todavía está vivo, y puede resultar muy útil a la hora de construir nuevos negocios. Incluso en mercados desarrollados donde casi todos tienen un smartphone.

 

Imagen: Wade Morgan

About ThinkMóvil

ThinkMóvil es un programa de aceleración con foco en Startups móviles en el mercado latinoamericano. Además de ayudar a crear compañías sustentables trabajamos con nuestros partners en la creación de un ecosistema móvil a nivel regional.