Como cualquier usuario sabe, los mensajeros instantáneos IP se han convertido en el principal medio de comunicación entre usuarios móviles, por lo menos en lo que a texto se refiere, desplazando a los SMS a un segundo plano. Esto lleva a hacerse una pregunta muy legítima, que tiene que ver con si el SMS, así como otros servicios que no corren sobre las redes de datos, tienen algún futuro.

En nuestro país, la mensajería IP viene ganando terreno desde hace años. Según la consultora Informa, ya en 2013 mensajeros como WhatsApp ya duplicaban en volumen a los SMS en materia de mensajes enviados. Desde ese año, esta tendencia se exacerbó, aumentando aún más la diferencia. Y esto es algo que ocurrió en distintos mercados alrededor del mundo. De hecho, desde abril de ese año hasta septiembre de 2015, la base de usuarios de WhatsApp creció desde los 200 millones de usuarios activos, hasta más de 900 millones. Otros mensajeros como Facebook Messenger experimentaron un crecimiento similar, alcanzando los 800 millones de usuarios activos en diciembre de 2015, y los 900 millones en abril de 2016. Y si bien en este contexto preguntarnos acerca del futuro de los mensajes tradicionales de texto parece muy lógico, la realidad es que su declive no es una constante en todos los mercados alrededor del mundo.

Usuarios mensuales activos de WhatsApp. Fuente: Statista

Usuarios mensuales activos de WhatsApp. Fuente: Statista

Existen países como Francia y los Estados Unidos donde el SMS sigue siendo el modo favorito de comunicación entre los usuarios. De acuerdo con un estudio realizado este año por GSMA entre 23 mil usuarios en los mercados más desarrollados, el 50% de las personas en esos países elige a los mensajes de texto como plataforma de mensajería por encima de otros sistemas. Esto significa que el crecimiento de los mensajeros IP se da, sobre todo, en mercados emergentes como los latinoamericanos y los de Europa del Este. Aunque también ocurre en lugares puntuales como los Países Bajos en Europa.

¿Pero por qué ocurre esto? Si bien puede parece arbitrario, o un factor cultural, la realidad es que la adopción de una plataforma por sobre la otra por parte de la mayor parte de los consumidores en cada mercado parece depender fundamentalmente de dos factores: por un lado de la cantidad de smartphones y feature phones disponibles en el mercado (ambos indispensables para el uso de estas tecnologías), y por el otro – y mucho más importante – del precio de los mensajes de texto.

De acuerdo con GSMA, en aquellos mercados como los Estados Unidos donde la mayor parte de los planes de las operadoras incluyeron SMSs ilimitados antes de 2011, no se dio la proliferación de los mensajeros IP ocurridos en otros mercados. En Francia, por ejemplo, donde el 85% de los usuarios cuentan con la posibilidad de enviar y recibir mensajes de texto de manera ilimitada, apenas el 32% de las personas tienen instalados en sus teléfonos algún mensajero IP. De la misma forma, la cantidad de SMSs promedio enviados por usuario creció en ese país de 145 mensuales en 2009 a 345 en 2014. Y es que, cuando no existe un ahorro económico a partir del uso de plataformas como WhatsApp, el principal incentivo para la adopción de las mismas desaparece. En contraste, un país como Holanda, donde apenas el 26% de los usuarios cuentan con un plan que incluye SMSs ilimitados (y donde hace algunos años esta opción era prácticamente inexistente), el 71% de los usuarios utiliza mensajeros IP, y eligen esta plataforma para comunicarse. Allí, la cantidad de mensajes de texto mensuales promedio enviados por usuario decreció de 84 en 2009 a 27 en 2014. Como veíamos nuestro país, y otros de nuestra región, experimentan fenómenos similares, incluso cuando las operadoras han incorporado mensajes libres a los planes de mayor precio.

Cantidad de SMS mensuales promedio por usuario enviados en Francia. 2009-2014. Fuente: GSMA Intelligence.

Cantidad de SMS mensuales promedio por usuario enviados en Francia. 2009-2014. Fuente: GSMA Intelligence.

Cantidad de SMS mensuales promedio por usuario enviados en los Países Bajos. 2009-2014. Fuente: GSMA Intelligence.

Cantidad de SMS mensuales promedio por usuario enviados en los Países Bajos. 2009-2014. Fuente: GSMA Intelligence.

Otro caso paradigmático es el del África Subsahariana. A pesar de tratarse de un mercado emergente, donde los SMS no son ofrecidos de manera ilimitada sino que tienen un costo más alto que en otras regiones, este tipo de mensajería no sólo no ha decrecido, sino que se mantiene en franco crecimiento. Esto se debe a dos causas. Por un lado, en esa parte del mundo la adopción de smartphones y feature phones es menor que en otras, y alcanza apenas al 21% del mercado. Al mismo tiempo, las redes 3G y 4G se encuentran menos desarrolladas, y no a cubrir a gran parte de la población, que vive fundamentalmente en zonas rurales, lo que limita la mensajería al SMS. A la vez, existe otro factor que impulsa el uso de esta tecnología, sobre todo en países como Kenia y Tanzania. Este es el creciente uso de sistemas de pagos móviles como M-Pesa, la principal herramienta financiera en esos países, la cual se vale del envío de mensajes de texto para realizar pagos y transferencias de dinero.

A pesar del caso de África y de los mercados desarrollados donde el SMS es libre, a nivel global este modo de comunicación se encuentra en declive. Esto puede observarse en la cantidad de mensajes de texto enviados anualmente en todo el mundo. Y que mientras que en 2012, durante su pico de uso, esta cifra ascendió a 1,8 Billones (es decir, 1,8 millones de millones), en 2020 se proyecta que alcanzará apenas los 700 mil millones de mensajes, o el Billón (millón de millones) si se tienen en cuenta los mensajes Aplicación a Persona (A2P).

Los mensajes A2P

La mensajería A2P, es decir aquella en la que las aplicaciones móviles, y los servicios de todo tipo, utilizan el SMS para enviarles notificaciones a los usuarios, es uno de los usos que mayor crecimiento han mostrado en los últimos años para este tipo de mensajería. Esto tiene que ver con que, independientemente del éxito que los mensajeros IP puedan tener en algunos mercados, el SMS es la única plataforma verdaderamente universal, y por ende la única compatible con absolutamente todos los equipos activos en el mercado. Al mismo tiempo es la única que garantiza la recepción de los mensajes incluso en zonas alejadas o con conexiones 2G y poca señal.

Hoy, servicios tan variados como los hospitales británicos (los cuáles adoptaron recientemente el SMS como medio principal para comunicar turnos y otras noticias a los pacientes), hasta todo tipo de empresas y apps, desde United Airlines hasta Uber y MercadoLibre usan los mensajes para comunicarse de manera rápida y efectiva con sus pajeros.  Es por eso que este tipo de mensajes se encuentran en pleno crecimiento, y representan una oportunidad para las operadoras, las cuales se pueden valer de ellos para frenar, o al menos desacelerar, el decrecimiento del mercado de la mensajería de texto.

Así como ocurre con la mayoría de las tecnologías y plataformas cuando aparece una tecnología superadora, el SMS no desaparecerá, simplemente su uso se adaptará a las nuevas circunstancias, y encontrará nuevos usos que permitan seguir generando valor para los usuarios. Es por eso que, aunque en nuestro día a día – por lo menos en nuestro mercado y nuestra región – se encuentre cada vez más ausente, seguramente nos seguirá acompañando en los años por venir.

 

Foto:Melina Sampaio Manfrinatti (Flickr, CC 2.0

About ThinkMóvil

ThinkMóvil es un programa de aceleración con foco en Startups móviles en el mercado latinoamericano. Además de ayudar a crear compañías sustentables trabajamos con nuestros partners en la creación de un ecosistema móvil a nivel regional.