Por años la Internet móvil se vio dominada por las apps. Su comodidad, y notablemente mejor experiencia de usuario en relación a la ofrecida por la web móvil vista a través de un browser, las convirtieron en el medio obligado por el que la vasta mayoría de los usuarios realizaban todo tipo de actividades online tanto en sus smartphones como en sus tablets. Así, ya sea que uno quisiera leer el diario, hacer una compra, jugar un juego, acceder al home banking, o consumir un contenido audiovisual – entre muchas otras posibilidades – la opción lógica era descargar una aplicación que permitiera realizar esta tarea, y hacer uso de ella para llevarla adelante. Esto, sin embargo, ha comenzado a cambiar.

De acuerdo con distintos estudios realizados durante 2015, los usuarios móviles han comenzado a utilizar sus navegadores con cada vez mayor frecuencia para acceder a todo tipo de contenidos en la web a través de sus móviles. Esto implica un gran cambio de paradigma, que en los próximos años tendrá un impacto tanto en todas las áreas y verticales de la industria.

En un desayuno de trabajo organizado por Think Móvil, el programa de aceleración destinado exclusivamente a proyectos móviles en Argentina, un grupo de referentes del sector se enfocaron justamente en esta temática. Allí presentaron un informe de la consultora ComScore que reporta que, si bien hoy las aplicaciones siguen dominando el panorama en el móvil, la web móvil (es decir, contenidos visitados a través del navegador) está creciendo al doble de velocidad en términos de uso, y cuenta con una audiencia más de 2,5 veces superior a sus contrapartes.

grafico 1-2

 

Entre junio de 2014 y el mismo mes de 2015, la audiencia de los sitios móviles creció de poco más de 6 mil millones de visitantes mensuales a casi 9 mil millones, sólo en los Estados Unidos. Y si bien el tiempo promedio de permanencia promedio en cada uno de estos sitios decreció de 13 minutos a 11 minutos en este mismo periodo, esto se explica por la enorme expansión que éstos sufrieron, lo que implica que los usuarios visitan todo tipo de servicios utilizando este canal, muchos de los cuales requieren tiempos de visita más cortos. Al mismo tiempo, los sitios móviles resultan más convenientes a la hora de generar grandes audiencias. Hacia junio de 2015 unos 93 sitios móviles obtuvieron más de 20 millones de visitantes únicos, contra 27 aplicaciones móviles. Al mismo tiempo, 122 sitios lograron entre 10 y 20 millones de visitantes únicos, margen en el que se ubicaron 33 apps; y 218 sitios móviles tuvieron entre 5 y 10 millones de visitantes únicos, algo que solamente 63 aplicaciones alcanzaron.

Esta prevalencia de los sitios móviles a la hora de construir grandes audiencias se observa en prácticamente todas las verticales, a excepción de unas pocas como los juegos, en las que las apps resultan notablemente más convenientes para garantizar una experiencia de usuario aceptable, y donde los sitios móviles prácticamente no compiten. Sin embargo, en otros rubros, como el de los contenidos y el retail, la mayoría de los competidores observan mejores resultados en sus sitios que en sus apps. Así, de acuerdo con el comScore media metrix, solamente tres tiendas online reciben más visitas de sus apps que de sus sitios móviles. Éstas son Amazon, Ebay, y Apple. Otras, como Walmart, Target, Bestbut, The Home Depot, y Etsy.com, entre otras, reciben más del 80% de sus visitas móviles a través del browser. Esto significa que las aplicaciones, si bien son excelentes para generar engagement y fidelización por parte de los usuarios, solamente resultan convenientes para las marcas muy instaladas y que lideran indiscutiblemente sus espacios. En otros casos, incluso cuando se trata de tiendas o sitios de otros rubros que reciben más de 20 millones de visitas únicas al mes, la web móvil sigue siendo el principal canal de acceso y de interacción con los usuarios.

graf 2Además de comScore, el Internet Advertising Bureau también detectó este cambio de tendencia. Un estudio realizado por esta organización a fines de 2014 determinó que en ciertas categorías como noticias e información, búsqueda, deportes, estilo de vida y los portales, el tráfico a través del browser empata al recibido por los distintos sitios a partir de sus aplicaciones. En otras categorías, sin embargo, como juegos, redes sociales, y mensajería y comunicaciones, las aplicaciones se llevan el grueso del tráfico. Y esto tiene sentido, dado que en esos casos realmente resultan mucho más sencillas y accesibles.

Al mismo tiempo, este estudio descubrió que los motivos por los que cada vez más usuarios prefieren utilizar la web móvil que las apps tiene que ver con los siguientes factores: la web móvil es siempre gratuita; utilizar el navegador resulta más sencillo; en caso de no estar conforme con un sitio basta con no acceder más (en lugar de tener que borrar una aplicación) para dejar de utilizarlo: los sitios web no ocupan espacio en el dispositivo, y su carga requiere muchos menos datos que la descarga de una app. Para otros usuarios, descargar una aplicación resulta complicado y no saben como hacerlo.

Pero existe un motivo fundamental por el que los sitios móviles comienzan a ganar trascendencia y a crecer a mayor velocidad en términos de visitantes que las apps. Y este tiene que ver con la mejoría notable en la performance que éstos han registrado durante el último año y medio. Hasta hace poco tiempo, acceder a un sitio cualquiera a través del navegador del teléfono no resultaba en una buena experiencia. La carga era lenta, la navegación complicada, muchas veces el sitio no se encontraba optimizado, y los navegadores móviles no ofrecían una experiencia siquiera comparable a la registrada en una computadora de escritorio. Pero esto cambió.

Para los expertos de ThinkMóvil esto se debió a la combinación de una serie de factores. Por un lado empresas como Google y Microsoft dedicaron muchos recursos y esfuerzos para mejorar sus navegadores móviles. Por un lado el Chrome – así como también Firefox y Safari -, pero en especial el flamante Edge (el cual reemplaza al Internet Explorer) permiten cargar páginas de manera muy veloz y reproducir cualquier tipo de contenido. Esto resulta fundamental, ya que antes sin importar cuán optimizado se encontrara un sitio, la falta de browsers capaces de abrirlo le impedían ofrecerle al usuario todo su potencial. Al mismo tiempo, los smartphones se han vuelto cada vez más potentes, y hoy cualquier dispositivo de gama media hacia arriba es capaz de lidiar con casi cualquier contenido web sin mayores complicaciones. Por otra parte, Google hizo otro movimiento que aceleró el proceso de adaptación al móvil de muchas empresas: modificó sus algoritmos de búsqueda para castigar a aquellos sitios que no se encontraran optimizados.

Así, a fines del año pasado, en lo que se conoció popularmente como el Googlegeddon, el buscador dejó de mostrar entre sus resultados de búsqueda en dispositivos móviles a los sitios que no contaran ya sea con una versión móvil, o que fueran capaces de adaptarse al tamaño de cualquier pantalla. Esto obligó a una enorme cantidad de sitios de todos los rubros a pensar en los usuarios móviles. Al mismo tiempo, la empresa hoy verifica el tiempo de carga de estos sitios, lo que también ayuda a que se vuelvan más rápidos y accesibles. Y esto tiene sentido. Hoy el usuario promedio pasa el 62% de su tiempo online en un dispositivo móvil, y apenas el 38% en una computadora portátil o de escritorio. Es por eso que mejorar la calidad del ecosistema era una necesidad vital.

Las consecuencias de este cambio de paradigma

Esta tendencia a cambiar las aplicaciones por la móvil web puede traer aparejada una consecuencia impensada, y es la revitalización de sistemas operativos que se encontraban agonizando frente a la dominación de Android y iOS. Y es que el motivo por el que gran parte de los usuarios de estos sistemas operativos los eligen, tiene que ver con la enorme disponibilidad de aplicaciones de calidad disponibles en sus tiendas de aplicaciones. Pero un mundo en el que la mayor parte del contenido se accesa a través del navegador, implica que este diferencial perderá una gran relevancia. Así empresas como Microsoft podrían ver a su flamante Windows 10 – un sistema operativo excelente y muy sólido en su versión móvil, que hoy pierde por la pobreza en su oferta de apps – revitalizado. Al mismo tiempo Samsung podría encontrar el incentivo necesario para fortalecer la distribución de Tizen, su propio SO, en detrimento del desarrollado por Google. Cuesta pensar en un escenario en el que la polarización ya no domine a la industria. Pero esa es una realidad que podría desarrollarse en los próximos años, y para la que hay que estar preparados.

Es por ese motivo que en ThinkMóvil apuestan por la creación de productos web. Así, los distintos startups y compañías vinculados a esta industria estarán preparadas para cualquier escenario futuro, ofreciendo productos totalmente multiplataforma, y adaptados a la tendencia de consumo por parte de los usuarios.

Es innegable que las aplicaciones seguirán existiendo, y cumplirán funciones muy puntuales, como ofrecer servicios de mensajería, acceso a las redes sociales, y oportunidades de jugar. Pero será sobre la web móvil que se desarrollarán los nuevos servicios, desde donde se accederá a la mayor parte de la información y los contenidos – incluso de audio y video -, y desde donde se desarrollarán plataformas futuras de todo tipo. Desde pagos móviles y servicios financieros, hasta comercio electrónico, y streaming de series y películas.

 

Foto: Thom 

About ThinkMóvil

ThinkMóvil es un programa de aceleración con foco en Startups móviles en el mercado latinoamericano. Además de ayudar a crear compañías sustentables trabajamos con nuestros partners en la creación de un ecosistema móvil a nivel regional.