Como cada febrero, este año Barcelona se convirtió en la Meca del mundo móvil. Y es que, una vez más, esta ciudad fue el escenario en el que se desarrolló el Mobile World Congress, la conferencia de la industria más importante a nivel global. Con más de cien mil visitantes que llegaron a la ciudad exclusivamente para el evento, y un fuerte interés por parte de la prensa y de los usuarios, no es de sorprender que esta feria se haya convertido en el foro elegido por los principales fabricantes de dispositivos para presentar sus más recientes innovaciones, y a los equipos con los que planean competir durante este año. Así Samsung, Sony, y también HTC, Huawei, y Lenovo, entre otras, mostraron sus últimos lanzamientos.

A diferencia de otros años, la innovación en 2016 no quedó restringida a los smartphones, sino que se extendió a un gran número de accesorios periféricos y, en especial, a la realidad virtual, una vertical por la que gran parte de la industria está apostando y que, se espera, este año comience a explotar. Pero, si bien cada fabricante presentó nuevos productos altamente atractivos, una marca en particular se destacó por encontrar un enfoque completamente distinto e inesperado, que le permite no solamente soñar con un futuro liderazgo en el segmento, sino que desarrollar un nuevo modelo de negocio en un sector de la industria que se encuentra en plena transformación. Hablamos de LG, y su flamante G5.

El nuevo LG G5, diseño modular y mil amigos

LG-G5

Tras años de arduo trabajo tanto en sus productos como en su estrategia de marketing, el fabricante coreano LG logró posicionarse como uno de los grandes en el campo de los fabricantes. Reconocida por sus excelentes teléfonos, la calidad de sus pantallas, y su capacidad para diferenciarse de sus rivales, la empresa volvió a sorprender con un flagship peculiar que combina distintas características muy valoradas por los usuarios, con algunas innovaciones inesperadas que todavía no sabemos que respuesta despertarán. Hablamos, por supuesto, del LG G5, sucesor del aclamado G4.

Con una pantalla quadHD de 5,3 pulgadas, este smartphone se diferencia de su antecesor por su tamaño más compacto y su chasis de aluminio. Equipado con un procesador Qualcomm Snapdragon 820, 4GB de memoria RAM, 32 GB de almacenamiento, y una cámara doble que combina un sensor de 16MP con otro de 8MP para producir tomas con un ángulo de visión más amplio y tomar video en 360 grados. Al mismo tiempo, este equipo cuenta con memoria expansible a través de una tarjeta micro SD de hasta 2TB, cargador por USB-C, y un lector de huellas digitales ubicado en la parte posterior, igual al de los nuevos Nexus 5X (también fabricado por LG) y 6P de Google, sólo que en este caso también funcionan como botón de encendido. Al mismo tiempo, este teléfono trae de fábrica la versión más reciente de Android, conocida como Marshmallow.

LG-G5-Infographic

Pero más allá de la potencia de este teléfono, lo que lo hace verdaderamente especial – así como a muchos nosotros – son sus amigos. Y es que este año LG incorporó a su G5 un pequeño botón en la parte inferior del dispositivo que le permite remover la base y sacar la batería, lo que permite por un lado llevar otra de repuesto o cambiarla en caso de que se agote (algo que la mayoría de los smartphones ya no permiten), y agregar una serie de accesorios. Uno de ellos es un control manual para la cámara, que incluye un botón que controla el obturador, una perilla para el zoom, y además una batería extra que extiende los 2800 mAh de la original a 4000 mAh, ampliando notablemente la autonomía del aparato. Otra opción es reemplazar la base por un parlante estéreo de alta definición, que permite reproducir audio a 64 bits, con una calidad muy superior a la de cualquier otro teléfono. Y este es sólo el comienzo. El LG G5 permite utilizar otros accesorios exclusivos como una cámara de 360 grados, un lente visor de realidad virtual que permite disfrutar los videos tomados con esa cámara y otros juegos y aplicaciones de realidad virtual, y un robot esférico que incluye una cámara, un micrófono y otros sensores, que se maneja desde el teléfono y permite controlar el hogar y a las mascotas a distancia. Este, por supuesto, es sólo el comienzo, puesto que es predecible que la empresa, y acaso algunos de sus partners, lancen nuevos accesorios y extensiones que permitan agregarle aún más funcionalidades a este dispositivo.

Un enfoque diferente que abre las puertas a nuevos negocios

Este enfoque peculiar de LG resulta muy interesante. Por un lado supone un diferencial que lo separa de otros flagships como el Samsung Galaxy S7, el iPhone 6S (y el ya no tan lejano iPhone 7) de Apple, y Mate 8 de Huawei, ofreciendo un nuevo tipo de valor agregado para el usuario. A la vez ofrece un componente de personalización que otros equipos no poseen. Mientras la potencia y calidad de las pantallas se están volviendo commodities entre los dispositivos de alta gama, son las pequeñas cosas las que inclinan a los usuarios a elegir un smartphone por sobre el otro. Pero con la posibilidad de incorporar módulos y accesorios, da lo mismo si un consumidor prefiere una buena cámara por sobre parlantes estéreo, o si necesita una batería de larga duración pero no le importa la calidad del sensor óptico. En el G5 encontrará la posibilidad de amplificar aquello que necesita, dejando de lado aquello que no.

A la vez el G5 ofrece un nivel de innovación pocas veces visto en los últimos años en los que, si bien las empresas han lanzado dispositivos cada vez más poderosos, con mejores pantallas, y más atractivos desde el punto de vista del diseño, no ofrecieron un gran salto adelante como los que proponían cada año durante las primeras etapas de la revolución del smartphone entre 2007 y 2012.

Pero al mismo tiempo, esta modularidad es una respuesta adecuada a una realidad, y es que la mayor potencia, combinada con esta falta de novedad, ha extendido la vida útil de los equipos. Hoy un usuario innovador ya no encuentra vital cambiar su teléfono cada ocho meses o un año, o ni siquiera dos, y así como sucede con las laptops desde hace un tiempo cada vez será más frecuente mantener un celular por varios años sin perder la posibilidad de reproducir los últimos contenidos, bajar las nuevas aplicaciones, o navegar por los sitios web más populares por falta de potencia. Y es que, con procesadores como el Snapdragon 820, y conectores universales como el USB-C, el G5 (y también muchos de sus competidores) están hechos para durar.

A partir de la posibilidad de cambiar partes del equipo, reemplazar la batería, extender la memoria hasta 2TB, y colocar un módulo capaz de incorporar cualquier tipo de nueva tecnología todavía ni concebida, LG efectivamente alarga la vida útil de sus teléfonos, y los vuelve “a prueba del futuro”. Al mismo tiempo, se garantiza un negocio a lo largo del tiempo, convirtiéndose en proveedora de las nuevas extensiones y accesorios para sus usuarios.

De esta forma, si eventualmente las operadoras comienzan a desplegar nuevas redes, como por ejemplo el 5G (o alguna otra tecnología intermedia) LG perfectamente podría lanzar una nueva antena compatible con las nuevas normas capaces de adaptar al G5 sin necesidad de reemplazarlo. Lo mismo si, el día de mañana, se vuelve popular alguna otra función hoy ausente del equipo. Además de abaratar el costo de incorporar estas innovaciones, esta característica permitirá reducir la gran cantidad de basura electrónica consecuencia del reemplazo permanente de los smartphones por parte de los usuarios.

El LG G5 llegará al mercado durante abril, y su precio todavía no se dio a conocer. Resta ver si esta apuesta de LG dará buenos resultados, y si otros fabricantes terminarán por imitarlo. Si funciona, realmente sería un paso adelante muy positivo para la industria, y abriría puertas a una innovación más permanente, a la producción de accesorios de todo tipo por parte de otras compañías, y a la extensión de la vida útil de los equipos. Todo dependerá, en gran parte, de la respuesta que den los usuarios.

 

Fotos e infografia: LG

About ThinkMóvil

ThinkMóvil es un programa de aceleración con foco en Startups móviles en el mercado latinoamericano. Además de ayudar a crear compañías sustentables trabajamos con nuestros partners en la creación de un ecosistema móvil a nivel regional.